EL CONCEPTO DE YIN Y YANG

on Sábado, 22 Marzo 2014. Posted in Medicina China

"El médico que distingue el yin y el yang sabe mejorar la vida" Huangdi Neijing Suwen

La mayoría, sin duda, hemos visto el siguiente símbolo en alguna ocasión: 

yin yang

Se trata del taijitu, la representación más conocida del taiji, término que en origen se refería a a la viga que sostiene el tejado de una casa y que podríamos traducir como «gran límite» o «límite supremo». El taiji es considerado por la filosofía taoísta como el inicio de todas las cosas, y por tanto, también del yin y del yang.

El taijitu pretende sintetizar los rasgos básicos de yin y yang: dos principios dinámicos, contrarios entre sí y que a la vez se crean el uno al otro. En el interior de cada uno hay un punto con el color del otro, lo que pretende ilustrar que en el yin está la semilla del yang y en el yang, la semilla del yin.

Esta relación de dos principios que a la vez se oponen y se convierten en su opuesto choca de plano con el pensamiento occidental. Éste se ha visto férreamente sometido durante más de dos mil aós a la lógica aristotélica, uno de cuyos axiomas básicos es que los contrarios se excluyen entre sí.

 Según tal axioma, decir de un mismo vaso que  «está lleno» y que «está vacío» es una contradicción. Para los antiguos chinos, en cambio, ambas frases pueden ser ciertas a un tiempo, como la relación entre yin y yang se encarga de mostrar.

 

Para intentar dilucidar en qué consisten exactamente el yin y el yang y qué relaciones mantienen entre sí, comenzaremos por el modo en que los antiguos chinos ponían ambos conceptos por escrito.

En origen, los ideogramas para yin y yang representaban respectivamente la ladera sombría y la ladera soleada de una colina:

 ideograma yin yang

Pictogramas de yin (a la izquerda) y yang (a la derecha)

 

Esta imagen tan sencillaresume algunos de los rasgos que se asocian a cada uno de ambos principios: el yin corresponde a la oscuridad, pero también al frío, que se asocia con el lado de la oclina que se halla a la sombra; el yang, por su parte, corresponde a la luz y al calor, propios del lado soleado.

Para los antiguos chinos, la imagen de la colina ejemplificaba a la perfección los cambios que la sucesión del día y de la noche operaba en la naturaleza.

El día se corresponde con lo yang: es el momento del sol, de la luz y del calor, y también del movimiento y la actividad. La noche, por su parte, pertenece al yin: a la oscuridad y al frío, al reposo y a la quietud.

 

Asimismo, los pensadores chinos adviertieron que el año reproducía a mayor escala el mismo ciclo que el día y la noche: la primavera suponía el despertar del yang, de la luz y el calor. En verano llegaba el «mediodía», al que seguía el «atardecer» del otoño, cuando los días se vuelven más cortos y fríos -y, por tanto, más yin-, y posterirormente la «noche», el invierno, tras el que llegaba la primavera y con ella un nuevo amanecer.

 

Todos los fenómenos del universo podían verse como imagen de este proceso, no sólo el día o el año, sino también la trayectoria vital de cualquier ser humano: la infancia sería yang, como el amanecer o la primavera, y la vejez sería yin, como el ocaso o el invierno.

 

Además de las diferencias desde una perspectiva temporal, yin y yang representan también distintos estados de agregación de la materia. El yang, en tanto corresponde la movimiento, se relaciona con lo etéreo o lo inmaterial, mientras que el yin corresponde a lo material o denso.


El antiguo pensamiento chino no trazaba una frontera clara entre materia y energía. Ambas se consideraban fases distintas de una sola entidad: lo que nosotros convenimos en llamar «materia» sería lo que existe en un estado más yin, yo que llamamos «energía» correspondería a un estado más yang.

Esta indiferenciación entre materia y energía nos sirve para encuadrar en uno u otro principio unos cuantos rasgos más. Así, lo pesado será también más yin y lo ligero más yang, y por tanto lo que tienda a ascender será más yang y lo que tienda a descender, más yin. Lo que se expanda será más yang, lo que se contraiga, más yin, etcétera.

 

Para finalizar, podemos sintetizar las correspondencias que hemos visto en la siguiente tabla: 

 

 Yin  Yang
 Noche  Día
 Oscuridad Luz 
Luna Sol
 Reposo Actividad 
Derecha Izquierda
Oeste Este
Norte Sur
Materia Energía
Sustancial No sustancial
Contracción Expansión
Pesadez Ligereza
Descenso Ascenso
Agua Fuego
Tierra Cielo

 

 Este es un pequeño resumen para acercarnos a la noción de yin y yang, sirviéndonos de distintos conceptos y caraceterísticas que podemos relacionar con uno u otro principio.

 

 

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.